¿Qué Tienen En Común Tomar Vino Y Hacer Yoga?

que tienen en comun tomar vino y hacer yoga

Al parecer, a medida que aumenta la tendencia fitness en el mundo, la creatividad crece con ella. La cantidad de actividades físicas que han nacido en los últimos años han revolucionado la manera como las personas imaginan la vida fitness. Tal es el caso del yoga.

 

Un caso bastante curioso, es la combinación de una actividad ancestral como el yoga con tomar vino. Sí, así como estás leyendo. Desde hace un tiempo, se ha popularizado el yoga como actividad espiritual, con beneficios físicos y mentales. Sin embargo, los aficionados a esta actividad, han encontrado la forma de hacerlo más divertido y ganar más adeptos.

 

EL YOGA ES UNIÓN Y COMBINACIÓN.

 

La palabra “yoga” se puede traducir a “unión” o “combinación”. Esto nace como práctica en religiones orientales del planeta para unificar el espíritu con la divinidad. Entonces, si el yoga es unión, ¿por qué no unirlo con el vino?.

 

Muchos son los beneficios comprobados del vino. Esta bebida se remonta a épocas medievales y desde entonces se ha considerado una bebida muy importante para el día a día de las personas. Claro está que es una bebida alcohólica, y como toda bebida de este tipo, su consumo en exceso es perjudicial para la salud. Así que, no te excedas.

 

NO TE PREOCUPES Y HAZ YOGA-WINE

 

El vino tiene múltiples beneficios para la salud, sobretodo en lo cardiovascular. Se considera que esta bebida puede reducir el riesgo de sufrir enfermedades relacionadas al corazón y arterias. El vino tiene la propiedad de ser antioxidante gracias a los componentes de la uva.

 

Varios grupos al nivel mundial, se han organizado para impartir clases y crear grupos sociales para practicar esta curiosa actividad. Algunos de los más famosos son:

 

 

 

BENEFICIOS DE YOGA-WINE

 

Evidentemente el primer beneficio que tendrás al practicar esta actividad, es desarrollar tu habilidad social.

 

Hablamos de la formación de grupos de entusiastas del vino y yoga, esto hace que compartas con personas que tienen los mismos gustos que tú y al ser una red social de personas con intereses similares, podrás conversar más y mejor antes, durante y después de las sesiones. Sin mencionar que el alcohol tiene un efecto que hace que nos sintamos más confiados y con menos pena de hablar o interactuar.

 

Serás mucho más “zen”

 

El yoga, hace que trabajes la paciencia, la calma y el equilibrio como persona. Por un lado, estás meditando; por el otro, el vino tiene una concentración de alcohol baja, por lo que permite a tu cuerpo acostumbrarse lentamente a los niveles de alcohol y así te relajas más y mejor.

 

Tu sentido del gusto se desarrollará

 

Generalmente, cuando se toma vino, se hace en lugares bastante agitados. En reuniones con amigos, locales nocturnos, etc. Al degustar diferentes variedades de vino haciendo yoga, abres tus sentidos y te concentras más en las propiedades de esta genial bebida. Todo un sommelier zen.

 

Puedes llegar a quemar más grasa

 

El vino tiene una sustancia que ayuda a transformar grasa blanca en grasa parda, que es la grasa que se quema para mantener niveles de temperatura saludable en el cuerpo cuando hace frío. Es decir, quemarás más calorías si tienes más grasa parda en tu cuerpo y hace frío.

 

Interesante, ¿verdad? Te dejamos algunos post de grupos, ya muy famosos, que practican esta actividad. ¡Salud y Namasté!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *