El ¿mito? del alcohol y el aumento de la grasa corporal

alcohol y el aumento de la grasa corporal

El alcohol y el aumento de la grasa corporal siempre han sido conceptos que han estado ligados entre sí en el mundo fitness. Sin embargo, las reglas parecen estar cambiando: 1 trago de alcohol en un día no es dañino para tu salud ni compromete tu meta de perder peso.

 

Los consejos más comunes que se les da a las personas que quieren perder peso, pero no dejar de disfrutar sus cócteles, es que se fijen en el color de la bebida, no añadirles sodas o simplemente quedarse con el vino. El problema real se encuentra en la cantidad más que en las características del trago.

 

  • Los estudios observacionales sobre la relación entre el consumo del alcohol y el aumento de la grasa corporal (peso) se remonta a hace más de 30 años.

 

  • En adultos que beben alcohol, el alcohol representa el 10% del total de su consumo calórico diario según estudio.

 

LA RELACIÓN REAL ENTRE EL CONSUMO DE ALCOHOL Y EL AUMENTO DE LA GRASA CORPORAL

 

SEGUIR LEYENDO

 

La realidad es que la ganancia de peso es mucho más compleja para depender solamente de la cantidad de alcohol que tomas. Marisa Moore, dietista y nutricionista comenta que existen varios factores que determinan el aumento de peso en grasa, tales como: el género, la actividad física, la genética, la cantidad de comida que se ingiere.

 

Sin embargo, aunque no es un factor decisivo, un estudio del 2015 mostró que el nivel consumo de alcohol donde se corre riesgo de ganar grasa y aumento de medidas en las caderas, es de más de 4 tragos por día para hombres y más de 3 para las mujeres; lo cual se considera como consumo excesivo de alcohol.

 

EL PROBLEMA REAL NO SON LAS CALORÍAS DEL ALCOHOL

 

Verás, el alcohol no afecta el modo en cómo tu cuerpo almacena grasa. 

 

Es verdad que el exceso de grasa viene de la ingesta de calorías innecesarias para el cuerpo; entonces, puedes pensar que el alcohol tiene calorías y esas calorías extras se almacenan. Esto no es del todo cierto.

 

El alcohol es absorbido por el cuerpo y cuando entra en el torrente sanguíneo es metabolizado por el hígado en una toxina (la misma que es asociada al malestar de la «cruda»).

 

Si bien las calorías no son el problema, la manera como el alcohol interfiere con las señales de tu cuerpo para mantener el hambre bajo control sí lo es.

 

Puedes leer también: Aprende cómo hacer cardio para quemar más grasa

 

El alcohol altera los patrones de sueño (el sueño es clave para no comer de más) y descontrola los niveles de serotonina y dopamina; estos neurotransmisores juegan un papel importante en el control de las señales de hambre. A esto le conoces comúnmente como: «vamos por unos tacos cuando salgamos de esta fiesta».

 

En resumen, no es culpa de las 150 calorías de una cerveza o las 125 calorías de una copa de vino. El problema es las calorías extras que puedes comer gracias al hambre y antojos que te provoca el alcohol.

 

CONSEJOS

 

El hecho de que las calorías de las bebidas alcohólicas no sean el problema principal, si puede serlo al consumir en exceso y mezclarlas con otras bebidas que te den una carga innecesaria de azúcares (carbos) como las sodas, jugos y otros. Tampoco quiere decir que como no tomaste nada durante la semana, el sábado puedes tomarte 10 cervezas. El límite seguro es de 2 al día.

 

Si vas a salir a cenar y tomar unos cuantos tragos, reduce tu porción de carbohidratos y grasa y aumenta la cantidad de proteínas.

 

Además de problemas con la grasa y el peso, el alcohol es dañino para muchos otros aspectos de tu cuerpo, por lo cual te recomendamos no consumirlo en lo absoluto y llevar una vida más saludable.

 

¿TE INTERESAN LOS SUPLEMENTOS?, HAZ CLIC AQUÍ PARA VISITAR NUESTRA TIENDA EN LÍNEA

show less

AVISO: Los testimonios, consejos y recomendaciones que se escriben en este blog no son garantía o promesa de resultados, cura o tratamiento de una enfermedad. No invitamos a nadie que lea a practicar estos consejos y/o recomendaciones sin antes consultar con un profesional de la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *